Del otro lado del aparador, ¿qué piensan los clientes de mí?